Martes , 26 Septiembre 2017
Home » Historia

Historia

IMG_2768

BIBLIOTECA  SOLALa Biblioteca Pública de Castro es una institución educativa y de gestión cultural para el fomento lector. Su primer edificio data del 11 de noviembre de 1963, aunque sólo en diciembre de 1965 abrió de manera permanente sus puertas a la comunidad. En 1982, por decreto oficial nº2698, se oficializó como una más de las bibliotecas públicas dependientes de la dirección de bibliotecas archivos y museos (DIBAM), bajo el nombre de “biblioteca pública nº3, de Castro”, dos años antes ya había sido reconocido su nombre de Martina Barrientos Barbero.

Las reformas al sistema educacional chileno del periodo, llevaron a que la dependencia finalmente se modificara y hoy pertenezca a la Ilustre Municipalidad de Castro, a través de su Corporación Municipal de Educación. El 20 de mayo de 2004, el municipio firmó un convenio de colaboración con la Dirección Nacional de Bibliotecas Públicas representada por DIBAM, que propició y acompañó el incremento y actualización de las colecciones y la participación dentro de una remozada red de bibliotecas públicas a nivel nacional.

bibDos años más tarde, gracias a las gestiones de la Corporación Municipal y al apoyo de la Fundación Andes, se consiguieron los fondos para la ampliación del edificio donde estuvo emplazada por años, permitiéndose la construcción de una nueva obra, abierta al público el 26 de julio de 2006 siendo alcalde de la comuna Nelson Águila Serpa.

Hoy, esta institución insiste en ser un centro local de información poniendo a disposición todo tipo de conocimiento y servicios culturales a sus usuarios. Sostiene su accionar en la igualdad de acceso a todo el mundo, sin tener en cuenta la edad, el sexo, la religión, la nacionalidad o la clase social. Las colecciones de las que dispone, como plantea la UNESCO, pretenden abarcar diversos soportes, tanto en tecnología moderna como en material tradicional, “reflejando las tendencias actuales y la evolución de la sociedad, así como también la memoria del esfuerzo y la imaginación de la humanidad”.

Entre éstas destaca la colección específica patrimonial Chiloé, que tiene su origen en lo que fuera el Archivo Chiloé. Esta importante centro de documentación creado en 1996 por destacados gestores culturales locales, entre ellos Dante Montiel y Renato Cárdenas, acumuló una tremenda documentación referente al archipiélago y de incalculable valor. Por diversos motivos, desde septiembre del año 2013 pasó a potenciar los servicios de la biblioteca pública, donde hoy cuenta con un remozado espacio para atención de especialistas e investigadores de la cultura local.