Lunes , 14 Octubre 2019
Home » Tag Archives: memorias

Tag Archives: memorias

Memorias del Estero Paildad. Transformaciones socioeconómicas en el Chiloé profundo. Rodrígo Díaz P. (et. al.)

Corría la mitad de la década de 1990 y las empresas salmoneras y pesqueras se instalaban con fuerza desde Puerto Montt al sur, particularmente en el archipiélago de Chiloé. Esta situación trajo consigo una serie de transformaciones en el seno de la vida social, económica y política de las comunidades chilotas que aún basaban su vida en la subsistencia, en el trabajo doméstico-familiar de la tierra, la pesca artesanal y las tradiciones indígenas/españolas, herencia del período colonial.

El Estero Paildad, emplazado en la comuna de Queilen en la Isla Grande de Chiloé, forma parte de esta tradición histórica de ocupación. Paildad, Apeche, Contuy, Pilke y San Miguel conforman este espacio geográfico. Estos pequeños caseríos y localidades viven –y han vivido- de los recursos y posibilidades que les proporciona la geografía particular de esta zona. Todas ellas se constituyen como entidades de carácter rural, con una fuerte tradición chilota de explotación de la tierra y de los recursos marinos. En el territorio del Estero de Paildad abundan los bosques de canelo, arrayán, luma, por lo que también ha existido explotación maderera, de carácter doméstico y venta de leña en pequeñas cantidades. Actualmente, las principales actividades económicas son de subsistencia, completadas con aquellas que proporcionan un ingreso monetario, principalmente vinculadas al rubro acuícola-salmonero.

Esta publicación pretende mostrar la historia económica-productiva de estas localidades y sus transformaciones en el tiempo. Su narración se hace principalmente de lo que fue “contado/narrado” por los propios habitantes de estos lugares de Chiloé.

El libro es parte de un proyecto Fondart que también contempló la realización de un dvd. Ambos están disponibles en la Colección Patrimonial.

Memorias. Los pasos del hombre. Francisco Coloane

Estas memorias se reconstruyen a través de los pasos de un hombre que ha escrito sobre lo que conoce y ama: las aventuras en el mar y en las extensiones patagónicas.

De esta manera, un mar y una tierra de hombres obligados a ser audaces, de mujeres fuertes y de niños que miran un territorio sin límites, son el escenario de Francisco Coloane.

Los vientos que azotan cruelmente, la lluvia incesante, el mar embravecido, las solitarias estepas magallánicas y las fabulosas historias que el ser humano se ve obligado a protagonizar, transformándose en un héroe en su lucha por sobrevivir en una naturaleza agreste, son sus primeros pasos. Pero no menos fundamentales en su trayectoria vital serán sus andanzas por las ciudades de Chile y el mundo, su familia y sus trabajos como redactor, periodista y escritor.

Con una prosa sencilla, Coloane nos invita a acompañarle en su rememoración de una existencia vivida en plenitud.

coloane250502-e1410467482967 coloane3307023-e1410467467812

Chiloé, historias de viajeros. Felipe Montiel

Este libro pretende resaltar los testimonios de vida del habitante de Chiloé -viajero obligado- que lejos de su archipiélago se convirtió en peón de estancia, minero, esquilador, buscador de oro, ballenero, cipresero en las Guaitecas, constructor de faros en los archipiélagos australes, lobero y marino que, emulando a sus ancestros, navegó golfos y mares. Basado en entrevistas a campesinos que viajaban a tierras lejanas buscando el sustento familiar, ya sea en la pampa nortina o internándose en la inmensidad de la hasta entonces desconocida geografía patagónica, lentamente conquistada por los viajeros del austro, la investigación contempló 60 entrevistas en diferentes lugares de la provincia de Chiloé para tener una visión global y no focalizada del fenómeno migratorio, dice su contratapa.

Un extracto de las tantas memorias contenidas en el texto, trata el curioso juego del truco. Acá explicado por don José René Vidal Osorio, de Dalcahue:

Qué es el truco? Es un juego con naipes españoles donde se usa mucho la mentira y las cartas tienen un valor, la que vale más es el as de espada, después viene el as de basto, el siete de espadas y el siete de oro. Después vienen los tres, los dos, los ases falsos que le dicen al de copa y al de oro y después el rey, el caballo, la sota y las otras cartas hasta llegar al cuatro que no vale nada. Éste era un juego común que allá se jugaba mucho, casi todos eran buenos jugadores, habían muchos mentirosos, porque de eso se trata el juego, de engañar al contrario, de hacerle creer que tiene buenas cartas, de mucho valor, pero en realidad no tiene nada, una carta más alta va matando a la otra y por eso hay que saber mentir. Siempre se jugaba de a parejas y uno escogía un compañero que también sea bueno para jugar, entonces se le iba pasando las señas sin que los contrincantes se den cuenta para que el compañero a la hora de jugar ya sepa qué cartas tengo yo y qué puntos tengo. Lo bonito era cuando a uno le salía una flor, que son 3 cartas de la misma pinta, porque a uno le reparten 3 cartas, asi que cuando salía una flor se decía un verso, por ejemplo:

"Alambrada de siete hilos

campo, flor y buena aguada

si quieres jugar al truco

tienes que tener el as de espadas

A lo farruco, flor y truco.

En la puerta de un convento

había un cura en calzoncillos

pasó la monja y le dijo

que flor de mango pa'martillo"

En fin, todas estas cosas son parte de este juego que hoy en Chiloé se juega mucho y que vino de allá de la Patagonia..."

Si quieres continuar leyendo este tipo de memorias, acércate a la biblioteca. Recuerda que para ser socio sólo necesitas presentar tu carnet de identidad.

Memorias de Chiloé. Esteban Barruel

"Memorias de Chiloé y pueblos septentrionales" es un libro publicado en 2013 por el investigador calbucano Esteban Barruel. En él, utilizando la metodología de la historia oral, el autor realiza una compilación documental con recuerdos y anécdotas sobre el Chiloé del siglo XX, recogidas visitando lugares como Achao, Ancud, Castro, Curaco de Vélez, Chacao, Chonchi, Dalcahue, Puqueldón, Queilen, Quellón, Quemchi, Calbuco, Carelmapu, Maullín, Pargua y también Puerto Montt.

Entre sus múltiples entrevistas, por ejemplo, figura una realizada en Castro en 2008 a la señora Baldramira Vera Andrade, quien a la fecha tenía 86 años de edad. Ella, profesora jubilada, recordaba:

"Señora Baldramira en el año 1934 cuando usted llegó a vivir a Castro [...] ¿Cómo era la gente en Castro en general?

Era cariñosa y lo que daba más realce era la elección de reinas, de un barrio con otro, calle Lillo, Blanco, ahí eran disputadas las elecciones a reinas. Al final todos bailaban y lo pasábamos regio, muy bien. Ahí en el teatro Centenario llegaban las compañías, se hacían bailes de fin de año, venían los colegios. En esos años había pocas casas pero todos los años los colegios presentábamos la revista de gimnasia en el estadio. Había competencias de fútbol y básquetbol

De las costumbres, ¿algún recuerdo en especial?

Aquí se hacían carreras de caballos en la cancha que hoy es la calle Freire. Los caballos partían desde la plazoleta de Gamboa hasta arriba donde está el hospital. Ahí se juntaba mucha gente. Recuerdo que para el 18 de septiembre se hacían ramadas en la plazoleta Gamboa, traían orquestas del norte y había competencias".

Para continuar leyendo esta y otras entrevistas contenidas en este libro, acércate a la biblioteca. Tenemos varias copias a tu disposición!