Martes , 10 Diciembre 2019
Home » Tag Archives: viajes

Tag Archives: viajes

La huella de Abtao. Medardo Urbina

Este libro escrito por Medardo Urbina, lleva en su contratapa la siguiente presentación:

"El choque tectónico milenario de las placas de Nazca y de Sudamérica han generado el hundimiento progresivo del extremo sur occidental del continente en las aguas del Océano Pacífico, en su desplazamiento hacia el oeste y han dado origen al territorio desmembrado de innumerables islas, fiordos y canales que se inicia desde el Canal de Chacao al sur, empezando con el Archipiélago de Chiloé, que contiene más de 120 islas. Este magnífico proceso geológico que explica la Deriva Continental, los nativos chilotes lo han conservado en la tradición oral como “la lucha de las culebras Ten Ten y Cai Cai vilu”.

Así, la Isla Grande de Chiloé exhibe su costa occidental abrupta y ruda expuesta al oleaje del Océano Pacífico y a las lluvias inmisericordes generadas en el océano, mientras el margen costero opuesto, oriental o interior, es de costas suaves, onduladas y bajas. Desmembrada y sinuosa, deja miles de fiordos, canales, bahías, cabos, penínsulas y estrechos que dan al paisaje un aspecto variable de verdes lomajes, cuyos pies son amablemente bañados por un mar tranquilo y apacible, que permite la navegación de dalcas, goletas, faluchos, botes y lanchas; donde el hombre se ha establecido desde tiempos pre-colombinos en cavernas (chonos) primero, luego en aldeas nativas (cuncos, payos y huilliches) y posteriormente en villorrios y ciudades con la llegada de los conquistadores españoles. De norte a sur van apareciendo en las costas: Ancud, Chacao, Quemchi, Tenaún, Dalcahue, Achao, Curaco de Vélez, Castro, Rauco, Chinchi, Queilen, Compu, San Juan, y San Antonio de Chadmo, Chaiguao, Oqueldán, Quellón, Puerto Carmen, Piedra Blanca, Michailelo y Yatac, junto a la Isla San Pedro… Mientras que la costa del Pacífico ofrece sólo dos tímidos sitios poblados: Chepu, en el norte, y Cucao, en el sur.

Entre ambas costas se extiende de norte a sur la Cordillera de la Costa, que en Chiloé adquiere los nombres de Cordillera de Piuchué, desde los lagos Cucao y Hullinco al norte, y Cordillera de Piruril, desde esa depresión transversal al sur. Cordillera prístina, cubierta, cubierta sólo de vegetación nativa, muchos de cuyos parajes son totalmente vírgenes, nunca hollados por el hombre, parajes solitarios y majestuosos, donde predominan el silencio y la armonía naturales… reservados sólo para los pocos que se atreven… o si tienen el coraje de exponer sus vidas con el solo fin de alcanzarlos, como un sueño místico, como un desafío personal… sin un objetivo racional para arriesgar la vida en el intento… sólo porque ¡la Naturaleza llama!, o como decía Mallory, el joven escalador del Everest:… porque está allí.

La Huella de Abtao, minúsculo senderillo perdido en la inmensidad de la selva chilota, serpentea imperceptible, lenta e inexorablemente por la parte alta de los cerros –se encarna sufridamente- hasta trasponer la parte más alta de la Cordillera de Piuchué, para descender luego a las aguas del Pacífico, junto a la desembocadura del río Abtao, recorriendo una naturaleza pura y prístina, guardando sólo para algunos las historias increíbles pero reales que en este libro se cuentan, como un ariete filiforme que introduce al caminante a la oscuridad de lo desconocido, inundando luego de luz, observación y conocimiento nuestros espíritus inquietos".

Chiloé, un mundo separado. Ovidio Lagos

La isla de Chiloé, en el sur de Chile, ostenta un raro privilegio; posee una identidad cultural propia y una topografía que bien puede figurar entre las más bellas del mundo. Debido a su insularidad, es un asombroso fresco en materia de antropología, brujería, mitos personajes y arquitectura, que no se encuentra fácilmente en Sudamérica.

Ovidio Lagos reúne elementos históricos y antropológicos que forman parte de esta isla, visitada por Charles Darwin en 1834, y escribe un apasionante relato. Quien hubiera imaginado, por ejemplo, que una institución denominada la Mayoría no era otra cosa que una temible secta de brujos que funcionó hasta el siglo pasado, con una galería de seres demoniacos en la cual creen todavía algunos chilotes. Que los dioses y semidioses que conforman su extraordinaria mitología han surgido solo en esa isla. O que uno de los hombres más ricos del mundo, Bill Gates, viajó de incógnito a Chiloé, vestido con jeans y polera, para visitar una biblioteca de Quemchi.

Narrar Chiloé es traspasar la posmodernidad. Lagos no solo describe –y escribe- un espacio sino que también recupera un modo de vida desaparecido. Este libro de viajes encuentra su genealogía en sus relatos de los viajeros del siglo XIX y abre al lector un mundo insospechado y sorprendente, donde la naturaleza y las creencias parecen haberse detenido en el tiempo.

Chiloé. Charles Darwin

Este libro contiene las secciones sobre Chiloé de la obra Viaje de un naturalista alrededor del Mundo. El naturalista inglés visitó Chiloé en dos oportunidades durante su estadía en Chile por casi dos años entre 1833 y 1835. En ese viaje venía también el pintor y dibujante Conrad Martens.

Darwin tenía poco más de 20 años cuando recorre a pie, a caballo, en bote y en barco, extensas distancias en la Isla Grande de Chiloé y en el Archipiélago. Esta edición será una invitación para que el lector le imite y aprecie mejor los lugares que recorra. Enorme es la belleza natural que el viajero encuentra en las islas de Chiloé, tanto en la tierra como en el mar, pero los cambios ocurridos en el plazo de un siglo y medio se harán evidentes al comparar hoy con el pasado aquí descrito. Quizás el viajero considerará beneficioso el cambio de clima, con muchos menos lluvias; como las que perturbaron a Darwin en su casi permanente estadía en la foresta que cubría casi la totalidad de la isla en esa época.

El texto tiene gran valor en el campo de la botánica, la zoología, y la geología, describe la sociedad y sus costumbres. Sus apreciaciones respecto de los indígenas y demás habitantes de la isla, tienen un valor antropológico.

Las vías de comunicación y transporte australes (siglos XVI al XX). Isidoro Vázquez de Acuña.

Este libro, editado por el autor e impreso en la ciudad de Santiago el año 1999, es un estudio histórico y geopolítico de Chiloé, en donde el archipiélago aparece como un núcleo de expansión en el enorme espacio jurisdiccional que poseyó la monarquía ibérica en el cono sur americano. Al quedar aislado, a partir de la rebelión indígena de 1598, mantuvo una existencia paralela a la del resto de Chile en la periferia del Imperio español.

Desde el archipiélago se exploró, penetró y pobló, incluso hasta tiempos recientes, naciendo de aquella austral provincia unidades administrativas autónomas.

El autor se interesa en Chiloé por ser el núcleo de expansión histórico meridional del que dependió el territorio perteneciente al reino de Chile. A las comunicaciones, predominantemente marítimas, se han ido sumando redes viales y rutas aéreas, que han significado la conexión en espacios con poca densidad de población.

Memorias. Los pasos del hombre. Francisco Coloane

Estas memorias se reconstruyen a través de los pasos de un hombre que ha escrito sobre lo que conoce y ama: las aventuras en el mar y en las extensiones patagónicas.

De esta manera, un mar y una tierra de hombres obligados a ser audaces, de mujeres fuertes y de niños que miran un territorio sin límites, son el escenario de Francisco Coloane.

Los vientos que azotan cruelmente, la lluvia incesante, el mar embravecido, las solitarias estepas magallánicas y las fabulosas historias que el ser humano se ve obligado a protagonizar, transformándose en un héroe en su lucha por sobrevivir en una naturaleza agreste, son sus primeros pasos. Pero no menos fundamentales en su trayectoria vital serán sus andanzas por las ciudades de Chile y el mundo, su familia y sus trabajos como redactor, periodista y escritor.

Con una prosa sencilla, Coloane nos invita a acompañarle en su rememoración de una existencia vivida en plenitud.

coloane250502-e1410467482967 coloane3307023-e1410467467812